​Usted puede ayudarnos a devolverles la esperanza a las familias que viven en una parte del mundo donde más de un cuarto de viviendas de las ciudades y más de 90% de casas de las zonas rurales no tienen ni agua corriente ni desagüe. En efecto, el 80% de la población peruana vive en la pobreza, sufre de hambre y de malnutrición. Los efectos devastadores de esta triste realidad se hacen duramente sentir ya que el porcentaje de mortalidad infantil es de 80/1000 siendo uno de los más altos de América del Sur. En Perú, un niño de diez no llegará a la edad de cinco años. El índice de desempleo obliga a numerosas personas a compartir viviendas tugurizadas.

La ayuda social es mínima; organizaciones benéficas, como la Fundación Cordillera, intentan suplir esta carencia. Sin embargo, sin dinero y sin recursos, es imposible satisfacer las grandes necesidades y hacer una diferencia. A esto se suma la difícil tarea de administrar y utilizar las sumas recaudadas de manera eficaz, tarea que la Fundación Cordillera se compromete a cumplir.

 

¡Ayúdanos a hacer una diferencia!

 

Asegúrese de proporcionar las coordenadas pertinentes para fines de impuesto a la renta.

Necesitamos de su ayuda...